Saber quienes somos, conocer nuestra Historia, entender nuestra época…

Author

Gonzalo Rodríguez

Gonzalo Rodríguez has 147 articles published.

III de III: Hay que salvar a los Hobbits

en Blog/Espiritualidad por

“Cultivemos la Sabiduría y la Vocación Heroica. Sin ellas la lucha por “El Retorno del Rey” no puede llevarse a cabo. Incluso el “Señor Oscuro” sabe que a pesar de sus acechanzas, siempre habrá un mínimo de sabiduría y heroísmo que no podrán ser corrompidos y a los que tendrá que hacer frente.

Pero Tolkien nos enseña que no basta con esto… que hay que cultivar también el espíritu de comunidad. Que hay que saber hacer comunidad y admirar la fuerza que reside en las cosas sencillas, y en las vidas llenas de afecto mutuo, de quienes se juntan y comparten esas cosas sencillas. Sin esperar nada a cambio, por puro amor al calor y alegría que surgen del encuentro auténtico con el otro. Hacer comunidad es así pieza fundamental de la lucha contra “las fuerzas del Mal”, y cultivar al hobbit que llevamos dentro, junto al ideal del sabio y el héroe, se convierte de este modo en parte imprescindible del camino de transformación interior que debemos recorrer, si queremos que Sauron no haga presa en la Tierra Media de nuestro corazón”…

El poder del mito – Editorial Almuzara.

El poder del mito Análisis del mito y la trascendencia en la tradición europea frente al olvido del espíritu

El poder del mito – Editorial Almuzara

El examen atento de mitos y leyendas, restos arqueológicos, literatura, paganismo y cristianismo y folclore ancestral, nos permite descifrar el inmenso legado que encierra la tradición y su enorme importancia para la sociedad…

II de III: Los cuentos de hadas

en Blog/Espiritualidad por

“Es entonces que el nihilismo moderno y su proyecto de vida tan vacío de sentido, y las rutinas pequeño burguesa del proyecto materialista de existencia que propone nuestra época, se te quedan pequeñas… Porque has descubierto que efectivamente, el mundo que te rodea está dotado de sentido y de misterio que tu propia vida también lo está. Y ése, es el fondo disidente, rebelde y revolucionario que se esconde en los cuentos de hadas.  Un sutil “corte de mangas” al Mundo Moderno que hace de estas en apariencia inofensivas narraciones,  eventual combustible para una sana disidencia”…

 

El poder del mito – Editorial Almuzara.

El poder del mito Análisis del mito y la trascendencia en la tradición europea frente al olvido del espíritu

El poder del mito – Editorial Almuzara

El examen atento de mitos y leyendas, restos arqueológicos, literatura, paganismo y cristianismo y folclore ancestral, nos permite descifrar el inmenso legado que encierra la tradición y su enorme importancia para la sociedad…

 

I de III: Convertirse en Hombre Lobo

en Blog/Espiritualidad por

“Siendo así, pocas cosas cabrá concebir realmente más revolucionarias que “volver al guerrero lobo”. Siendo así, pocas cosas parecerán más rompedoras que tratar de recorrer “el camino iniciático” y convertirnos en “guerreros lobos”, en pleno Kali Yuga, en el corazón de la Edad Oscura…  Para dejar atrás cualquier debilidad del alma y temor del corazón. Para convertirnos en hombres y mujeres en los que se atisbe esa cosa profunda, libre, fiera e indómita que tienen los lobos en sus ojos y en su mirada.  Esa cosa que la Modernidad tanto detesta y tanto quiere doblegar, pues es señal del poder y la fuerza de lo espiritual”.

El poder del mito – Editorial Almuzara.

El poder del mito Análisis del mito y la trascendencia en la tradición europea frente al olvido del espíritu

El poder del mito – Editorial Almuzara

El examen atento de mitos y leyendas, restos arqueológicos, literatura, paganismo y cristianismo y folclore ancestral, nos permite descifrar el inmenso legado que encierra la tradición y su enorme importancia para la sociedad…

DISTOPÍA, TRADICIÓN, Y MANNERBÜNDE

en Blog/Espiritualidad por
DISTOPÍA, TRADICIÓN Y MANNERBÜNDE

La Tradición Sapiencial siempre advirtió de eso que a día de hoy llamamos distopía… La Tradición la llamó “Kali Yuga”; “La Edad Oscura”. Y esta distopía de la que advirtió la Tradición, no es otra cosa que la propia Modernidad…

*

En el mundo moderno, a un desarrollo económico técnico sin precedentes, le acompaña una bancarrota espiritual también sin precedentes. El mundo del progreso económico técnico será así el de un progreso decadente al que a los más altos y bien hallados avances materiales, les acompañará la proliferación del tipo humano vaciado de toda solidez espiritual y abocado por ende a ser el Hombre más desnortado, neurotizado, alienado, afectado, deprimido, ansioso, idiotizado y débil de mente, que haya conocido la humanidad…

Y eso es lo realmente distópico. La civilización del progreso material es a su vez la de la alienación, necedad y vulgaridad generalizada y sobre todo y peor aún, encumbrada. Convertida en regla y estándar.

No es que falte inteligencia para todo tipo de ingenios tecnológicos y avances científicos, o inteligencias agudas para el manejo de las finanzas o la dialéctica política de parlamentos y noticiarios. Es que hay ausencia total de Sabiduría y Honor. Y por ende de grandeza de alma y nobleza. Y eso, que el “moderno”, tanto desconoce sino incluso desprecia, en la única levadura verdadera que puede dar sentido y fortaleza al alma. Y todo lo demás, viene después… Lo demás puede ser necesario, pero no es lo importante…

*

El mundo moderno discurre así a través de un material humano de bajísimo nivel y conciencia de sí, aspiraciones meramente materiales y pequeño burguesas, y modos entre horteras y abiertamente vulgares o mediocres. Un tipo humano de una vida interior disfuncional y alienante cuya alma, parecerá estar siempre presta al desasosiego, la ansiedad, el desánimo, el enfado fácil y gratuito, la sensación de carencia o vacío, la abulia, el insomnio, la polarización o directamente, la fatuidad o la bajeza…

Vamos… un ser humano ajeno al ideal de Virtud que cultivó la Tradición, y en el que el auto conocimiento y gobierno de sí, más allá de nuestra propia ignorancia, miedo, necedad o interés, era el argumento principal de la vida.

La Modernidad se despliega de este modo dando la espalda a la sabiduría y la forja del carácter y la personalidad; apostando por contra por un tipo humano meramente externo, material, afectado y emocional, a la par que interesado y calculador, al que nada le dicen ni sabe, ni de la nobleza de espíritu y grandeza de alma, y ni del “temor de Dios” …

*

Una calamidad de ser humano… Y es normal que sea así. La Modernidad es la primera de las civilizaciones humanas que ha sacado deliberadamente de la ecuación toda referencia a “Dios”. Y no ya a Dios, en el sentido teológico de éste, sino a la propia idea de Trascendencia. Es así una civilización abiertamente anti metafísica, anti sapiencial, y que además siente alergia por todos los “dioses fuertes” del pasado: Sabiduría, Honor, Nobleza, Fuerza, Coraje, Verdad, Lealtad, Fidelidad, Respeto, Humildad, Palabra,Devoción, Patria, Raza, Tradición, Espíritu, Virilidad, Feminidad, Amor, Heroismo, Vergüenza, Honra, Belleza, Orden, Jerarquía, Justicia, Agradecimiento, Perdón…

Un mundo imbécil e idiotizado, en el que los avances en prosperidad y confort material, parece que tenemos que pagarlos cultivando un tipo humano digno de desprecio… Un Hombre que para más inri, se regodea en su miseria espiritual y alienación, como si éstas fueran un logro de la civilización…

Efectivamente el mundo moderno, es en sí mismo la distopía.

*

Y mientras, mientras ufanos celebramos “la muerte de Dios y el olvido del Espíritu”; mientras dejamos atrás todo horizonte de Trascendencia y Sentido; las ideologías, eso sí, se despliegan como “asuras” entre las gentes, endemoniando los entendimientos y los pareceres: Liberalismo, Socialismo, Nacionalismo; libre mercado, lucha de clases, auto determinación. Todo es economía, todo es política; y si no, ciencia y tecnología. Así una capa sobre otra, y vuelta a empezar, sin un instante de contemplación, quietud interior y profundidad. Y así es imposible la Sabiduría… Y sin ella, todo poder y libertad, no son sino una pantomima.

¿Distopía?

El mundo moderno es la distopía. Y de ella no se puede salir dando marcha atrás. El meridiano cero de la media noche del Mundo ya se ha cruzado y efectivamente, la Tradición tenía razón. El Kali Yuga ya está aquí…

Todo lo que es disparatado, absurdo, confuso, ambiguo, feo, retorcido, mediocre, vulgar, meramente cuantitativo, sin fondo ni altura, es puesto en el frontispicio de la civilización, y desde ahí, se pretende avanzar, obviamente, hacia ninguna parte…

Y sin embargo, lo llaman “Progreso”. He ahí la distopía. Llamar progreso a la decadencia…

Es por eso que hay que hacerse cargo, y si en el alma notamos la llamada del Espíritu, la Trascendencia, la Sabiduría y el Honor, y la Libertad que es fruto de la Verdad y de la conquista de uno mismo; debemos entender que este mundo moderno no es nuestro mundo. Y que debemos superarlo y dejarlo atrás.

No busquemos respuestas entonces en la Modernidad, ni es sus cachivaches tecnológicos, discursos ideológicos, sistemas filosóficos, o idolatrías materiales. Busquemos las respuestas en la Tradición Sapiencial. Verdadero antagonista de la Modernidad y antídoto y tratamiento seguro para su sanación y superación.

Y aquí, y para estos mal hadados tiempos del Kali Yuga, la vía que la Tradición anunció para cuándo llegará la Edad Oscura. La vía de la Mano Izquierda. Esa que convierte esta “media noche del Mundo” y “muerte de Dios”, en oportunidad para un renovado despertar. En prueba especialmente valiosa y fértil para quien esté dispuesto a “Cabalgar el Tigre” y hacer que la “bestia del fin del Mundo”, responda a sus espuelas…

*

Este mundo distópico de la Modernidad es una manzana podrida y por sí mismo colapsará. Usémoslo entonces y mientras tanto como “campo de batalla” para forjarnos como “Guerreros Espirituales” en la “Tierra Baldía”, apostando desde ya, por ser los más lúcidos, despiertos, fuertes y libres de nuestro tiempo. Pero hagámoslo al margen del proyecto moderno de sociedad, con el que nos relacionaremos “desde fuera”, sin terminar de pertenecer. Sin tratar de cambiarlo o dirigirlo, pero si creando “nuestra propia sociedad” al margen de ésta, conforme a la vía de la Tradición, y de acuerdo al ideal de la “mannerbünde”. De la “Hermandad Guerrera”. Una sociedad de hombres y mujeres fuertes y espirituales, devotos de la Sabiduría y el Honor, que conformen una sociedad “dentro de ésta” pero ajena a su nihilismo y rumbo. Capaz de participar de ella si es necesario, pero sin terminar nunca de pertenecer. Pues su mundo, no es el nuestro…

Y que dicha “Hermandad Guerrera” se fortalezca al margen del juego político de nuestro tiempo, y se sostenga doctrinalmente por sí misma; al margen de los paradigmas e ideologías del mundo moderno. Y que crezca y madure, y nos cobije y enseñe, forme y ayude, mientras en torno nuestro, todo termina de pudrirse y reventar…

Así nos juramentamos. Y que así sea…

¡Fuerza y Honor!

50 AÑOS DEL SUICIDIO RITUAL DE YUKIO MISHIMA

en Blog/Espiritualidad por

“¿Cómo es posible denominar “hombre de acción” a quien por su trabajo de presidente de una empresa hace ciento veinte llamadas telefónicas diarias para adelantarse a la competencia?”.

“La acción supera al humanismo, pues afronta el riesgo de la muerte”.

“No puedo continuar alimentando esperanzas para el Japón futuro. Cada día crece en mi la certeza de que, si nada cambia, Japón está destinado a desaparecer. En su lugar quedará, en una punta de Asia extremo-oriental, un gran país productor, inorgánico, vacío, neutral y neutro, próspero y cauto. Con los que consideran que ello puede ser tolerable, prefiero ni siquiera hablar” …

El 25 de Noviembre de este 2020 se cumplen 50 años del suicidio ritual de escritor Yukio Mishima. Un hombre, una vida, y una obra, que son una bofetada a todo el ideal burgués de vida que preconiza el mundo moderno. Un rechazo orgulloso a todas las ideologías modernas. Y una afirmación por contra del camino de la espada y el antiguo código del Samurái.

Mishima al final de su vida no tuvo dudas y hablo claro. Con poesía escrita “con un salivazo de sangre” ….

Hemos querido recordarle en “La Forja y la Espada” en el 50 aniversario de su muerte.

RITUAL DE YUKIO MISHIMA, el camino del samurái

Identidad e Hispanidad

en Blog/España por

Con motivo del día de la Hispanidad nos entrevistaron en el canal “Identidad Abierta”. Para conversar sobre la identidad española, su sentido y sus problemáticas.

En la misma, tratamos de dar con algunas de las claves capaces de sacarnos del marasmo que a dicho nivel, parece tener desnortado a nuestro país y a nuestra sociedad.

Es la cuestión radical. La cuestión raíz. Y habrá que volver a ella con otro podcast más adelante…

Valga por ahora este de adelanto.

Identidad e Hispanidad

Ir a descargar

El poder del Mito en la Rosa de los vientos

en Blog/Espiritualidad por

Ya estamos haciendo entrevistas en distintos programas de radio y podcast sobre nuestro tercer libro “El poder del Mito”.

En este sentido aquí os dejamos nuestra participación en el legendario programa de Onda Cero “La Rosa de los Vientos”.

Fundado en un ya lejano 1998 por el siempre añorado Juan Antonio Cebrián.

La foto nos la mandan desde el castro de Ulaca. Frente a su altar de piedra. Uno de los enclaves más interesantes y sugestivos de la “España Mágica”.

Y la opinión la hemos recogido directamente del podcast de “La Rosa de lo Vientos”.

Estamos en marcha…

Fuerza y Honor!

El poder del Mito

en Blog/Espiritualidad por

Nuestro tercer libro ya está en la calle, podéis encontrarlo on line y en librerías. Os dejamos el enlace de la propia editorial y de amazon.

El libro dice así…

“El regreso de la Tradición, el “retorno del Mito y la Leyenda”, del pensar épico y mágico del Mundo, del anhelo de identidad pero también de “gnosis”, de sabiduría, de esencia presente, de honor, fuerza, sentido, trascendencia, verdad y libertad … todo ello configura una corriente subterránea que discurre por ahora en los márgenes del Mundo Moderno y que sin embargo, tiene como vocación última desbancar a éste y desbaratarlo. Dando lugar a un renovado ciclo tradicional de alta espiritualidad. Un cambio de fase histórica que pondría fin a los paradigmas modernos  y traería un nuevo ciclo tradicional para Europa y Occidente. Humildemente y para dicho frente de “guerra”, se ha escrito este libro”…

SEPTIEMBRE 2020

en Blog/Espiritualidad por
postcoronavirus y el cabalgar del tigre

Septiembre ya…  

Parece mentira, pero la temporada 19/20 ya termina y nos adentramos en la siguiente sabiendo que en lo que va de año hemos cruzado una línea, a cuenta del coronavirus, que nos ha llevado a un nuevo tiempo y horizonte… A un “cambio de fase”…

Y es que la situación que estamos viviendo con la crisis del coronavirus tiene algo de inédito, nos dice Alain de Benoist. Pues el virus parece ser muy contagioso pero tiene por el contrario una letalidad un tanto selectiva a la par que caprichosa, y hasta cierto punto limitada. Y siendo así, para enfrentarnos a él, se paró el Mundo y más de cuatro mil millones de personas, a lo largo y ancho del planeta, quedaron confinadas en sus casas. Una cosa nunca vista en tal magnitud hasta ahora. Es de este modo que quizás no tanto por el número de muertos, como por las consecuencias y escenarios que genera, esta “pandemia” va a hacer historia y va a marcar los años venideros…

Alain de Benoist nos dirá directamente: “No es la epidemia la que va a abrirnos los ojos, sino la crisis económica y social que viene después. El postcoronavirus será más destructor que el coronavirus mismo”.

Hay que hacerse cargo aquí de que la Modernidad en la que vivimos, en realidad sólo funciona en su superficie, y de que en su corriente de fondo, nos va socavando poco a poco sin apenas percatarnos… No se puede compensar así y por ejemplo, la desindustrialización de España, con el turismo y el paradigma falsario de la “aldea global” y los “ciudadanos del Mundo”. La realidad es muy otra y el escepticismo frente a la narrativa unilateral de la Globalización como destino único y feliz de la Humanidad, no es que esté más que justificado, es que con las crisis del coronavirus, se muestra si cabe más evidente. Literalmente Alain de Benoist señalará: “(lo que muere es) la idea de que una sociedad puede funcionar sobre la única base del contrato jurídico del intercambio mercantil”.

Ahora, esta caída del velo de la Globalización, esta evidencia de sus límites y disfuncionalidades, es mucho más que abrir los ojos a una problemática política y socioeconómica, es también ahondar en la dimensión antropológica de la Modernidad y ver el fin de la “farsa moderna”. Es decir, a despecho del ideal burgués de vida, esta crisis nos recuerda que “la muerte existe”… Nos pone los pies en la tierra y no recuerda que la vida es provisional. Que en realidad todo es provisional y nada puede darse por sentado, y que vivir, es morir… Y que entender y resolver la vida unicamente desde el horizonte del bienestar burgués, es faltar a la verdad y vivir a medias…

Tal es así el nivel de degeneración espiritual del mundo moderno, que el sapiencial memento mori de la Tradición, se convierte  de esto modo en algo revolucionario y subversivo. Y es que a la Modernidad le preocupa la esperanza de vida, pero nada sabe ni de su sentido ni de su propósito, y de este modo quiere vivir de espaldas a la Muerte. Como si ésta no existiese. Pero eso no es posible… La muerte existe e interpela a la vida, a su dirección y contenido, y obliga a pararse y meditar. Pero parar y meditar, “contemplar”, es algo que ha quedado proscrito por el “virus moderno”. Y es así tan “de mentira” e inconsciencia, que vive el Hombre de nuestro tiempo…

Obviamente por el camino y de paso, y casi sin saberlo, el Hombre moderno sabotea su propia existencia llenándola de nihilismo…

En todo caso los gobernantes y la ciudadanía del común, quieren cerrar cuanto antes la crisis del coronavirus, al modo de quien cierra un paréntesis, pero las cosas no son así. Pues la cuestión no es poner en marcha otra vez “el Golem” de la maquinaria económico técnica y su “auto determinación del progreso”, sino darnos cuenta de cómo el tiempo del postcoronavirus abrirá una espita de crisis económica y social, en la que será difícil que no se desvelen tanto las falacias sobre las que se sostiene el sistema, como las oportunidades y horizontes renovados que esta crisis nos ofrece.

Y es que el maestro Aleksander Dugin nos dice: “El coronavirus ha enterrado todos los grandes mitos de la Globalización”…

De la supuesta y cacareada eficiencia de las fronteras abiertas; a la capacidad de las instituciones supranacionales para hacer frente a situaciones  extraordinarias; pasando por la idea de la supuesta inutilidad de los estados centralizados y los métodos disciplinarios para resolver problemas agudos, y la completa superioridad de las estrategias liberales sobre ellos.

En definitiva, la falacia del triunfo total del liberalismo como panacea para todas las situaciones problemáticas…

Y es que no se puede imponer el mundo del mercado y sus reglas, a la vida privada y la res publica; pues éstas por definición, están fuera de ese mundo y esas reglas, y responden a otro horizonte. Un horizonte que tampoco puede avizorarse sin más desde el socialismo, y tampoco puede esclarecerse sin más desde los nacionalismos. La respuesta está en otra parte, esa que precisamente ha querido sacarse unilateralmente de la ecuación, y que no es otra que “la Tradición”. Entendida ésta y por supuesto en su sentido espiritual, superior y sapiencial, y no meramente religioso o conservador.

Pero bueno, es prematuro querer decir en este momento cómo será lo que tendremos los próximos años; “for the wheel´s still in spin” que decía Bob Dylan, y no es momento así de jugar a ser adivinos, si bien este “cisne negro” del coronavirus, tiene un altísimo potencial disruptivo y hay que estar atentos a lo que pueda pasar a partir de ahora. Pues la unilateralidad de contemplar la Globalización como único horizonte del discurrir histórico se resquebraja y bien parece que vamos ya hacia “otra cosa”.

Estamos así adentrándonos en un interregno del cual la crisis del coronavirus no es sino el primer paso. Un paso en el que pueden quedar atrás algunas ideas que creíamos indiscutibles, mientras avanzamos todavía no sabemos hacia dónde, y por un terreno tan quebradizo como resbaladizo. Un terreno en el cabe caer y hundirse, y tener que luchar por salir a flote para sobrevivir…

La década que tenemos por delante será así un punto de inflexión, y “hará historia”. Hará, un antes y un después… Cribando también entre quienes fueron conscientes y lo supieron ver así, y quienes creyeron que esto era sólo un paréntesis.

Desde este mismo septiembre del 2020 las cosas ya están en este punto que venimos aquí comentando y bien estará tenerlo presente, no perder el foco, seguir atentos, echar una mano a quien podamos… y “Cabalgar el Tigre”.

¡Fuerza y Honor!

1 2 3 15
Ir Arriba