Saber quienes somos, conocer nuestra Historia, entender nuestra época…

Odín el Brujo

LA HUESTE DE ODÍN

en Blog/Espiritualidad por

“Odín cambiaba de forma. Su cuerpo yacía como durmiendo o como un muerto, pero él era un pájaro o un animal, un pez o una serpiente (…) Podía también, con sus palabras, apagar el fuego o calmar el mar y cambiar la dirección del viento a voluntad (…) Y a veces despertaba a los muertos o se sentaba bajo los ahorcados; por eso lo llamaban señor de los muertos”.

Ynglingasaga. Snorri Sturluson.

Odín… “el Brujo”… señor de la sabiduría, la magia, la poesía, los caídos en combate, el furor guerrero…

Odín es una de las divinidades más fascinantes del antiguo panteón pagano de la Europa precristiana. Y en su figura se darán claves simbólicas que para los tiempos de la Edad del Lobo (el “Kali Yuga de la cultura vikinga”), parecerán ser especialmente significativas. De dichas claves trata este artículo…

*

Lo primero que debe resaltarse es algo tan evidente como que Odín no es Thor… No es el dios tonante del trueno, la fuerza, el martillo, la lucha. El apetito voraz y la vida aventurera enfrentada a martillazos contra gigantes y trolls.

No, Odín no es un kshatriya, guerrero y protector. No es el dios de la casta guerrera. De los guardianes y defensores de la comunidad. Portadores de la fuerza que simbolizan la maza, el martillo, el hacha….

Odín es por el contrario el “señor del conocimiento”… de la sabiduría, de la magia, de la poesía. De los cuervos que son “pensamiento y memoria”. Odín parece “el Gran Druida”; el “Maestro espiritual”, el Sabio… El “Guardián de la Tradición” y señor del rito. Odín es el dios bráhmana. La “casta superior” que a modo de principio viril de la sociedad, elemento “macho” o “alfa” de ésta, la preña con “la palabra” del Maestro. Con la inspiración del sabio y el poeta. Inspiración que hará de los “hombres de acción”, de los gobernantes y guerreros, meros actores que representan el mandato y dirección que “el Maestro” indicó. Y sin embargo, siendo así, Odín será algo más… La mera ecuación de la “casta de los sabios” y brahmanes no alcanzará a resolver todo lo que el mito de Odín estará señalando. Pues Odín es también el dios de la magia guerrera y el furor berserk. De los caídos en combate espada en mano: los einherjar o “Ejército de los Muertos”; también de la “Caza salvaje”, del Valhalla y de la batalla del “fin de los tiempos” en el Ragnarok…

Odín efectivamente es algo más…

Su vinculación en primer lugar con la magia, y especialmente con la magia guerrera no debe pasarnos desapercibida. Él es el “brujo” del ritual berserk. Del “guerrero oso” o “guerrero lobo” que presa del furor carga arrollador y colérico en frenesí homicida contra sus contrincantes. Empoderado de una “bestia interior” que el “brujo” le ha enseñado a evocar y hacer suya. Como si las fuerzas más nocturnas, volcánicas y fieras del alma, pudieran ser invocadas para hacerlas nuestras y usarlas como una fuerza arrolladora.

Es así éste un “guerrero fatídico”, vinculado a la noche, a la luna llena, a la magia, a los lobos y los cuervos, a la oscuridad… al Kali Yuga.

Y es que Odín es también “cosechador de muertos”. De caídos en combate. Esos mismos guerreros furibundos que matan y mueren con igual arrojo, sin miedo ni fatiga, son “cosechados” por Odín para nutrir su hueste celestial en el Valhalla. Son los einherjar, y con ellos forma el “Ejército de los Muertos”. La “Hueste de Odín”. Preparada y entrenada para la batalla final del Ragnarok. Contra “las fuerzas del caos y la disolución”. Cuando el lobo infernal, la serpiente colosal, los gigantes del fuego, los siervos de Loki, carguen todos contra Asgard y el árbol que sostiene el Mundo tiemble y se derrumbe. Allá haciendo frente a las potencias del caos estarán Odín y su hueste. Dispuestos todos a morir en combate. Hasta entonces, cabalgan los cielos en la “Caza Salvaje”, recuerdo para los que están todavía vivos del cuál es el argumento de la vida y cuál el tiempo que estamos viviendo. Señal de que sobre el mundo se cierne la sombra de la Edad del Lobo, y hay que estar preparados… La vida no es igual para los Hombres si estos han de vivir en un tiempo que es medianoche del Mundo y sobre el que día a día el ejército de Loki, avanza con poder disolvente y disgregador. El dios que hemos dicho que es bráhmana, “Maestro Espiritual”, llegada la Edad Oscura es algo más, y sus acólitos no pueden ser ya los meros guerreros glotones y musculados que sirven a Thor. La sabiduría, la magia y la poesía de Odín, lo son para afrontar el Kali Yuga, para hacernos “guerreros lobo” en la Hueste de Odín. Entrenados en la magia que nos empodera de nosotros mismos hasta las raíces más fieras de nuestro ser, y las devuelve después contra las potencias del caos. Como guerreros espirituales de la vía de la Mano Izquierda. Y ese sí es el sentido de Odín. Una divinidad que lo es de la “primera función”, de la casta superior del sabio, el mago y el poeta. Principio alfa inspirador de toda acción recta y debida. Pero “primera función” en tiempos de la Edad Oscura. Donde habrá que vivir para merecer formar en las filas de la Hueste de Odín. Donde la mera fertilidad, guardia y defensa, orden y justicia, que pregona Thor, ya no serán suficientes. Pues todo orden y justicia está siendo subvertido y hay que prepararse para “cabalgar el tigre”.

Por eso Odín es luminoso en el Valhalla y carga a la batalla luciendo su casco de oro. Pero por eso también es oscuro. Y su magia te permite convertirte en “Hombre Lobo” y los muertos con gloria y honor le son queridos y los hace suyos. Y la “Caza Salvaje” resulta terrible y atemoriza a las gentes sencillas, igual que puede ser recuerdo de cuál es el camino a seguir, una vez arribamos a la Edad Oscura…

También por ello Odín es “el vagabundo”. El “peregrino”, el “viajero misterioso” que camina con forma humana entre los Hombres. Con sombrero viejo de ala ancha y abrigo oscuro. Con un bastón o cayado como única compañía. Tuerto, solitario y de barba gris. Baja a la Tierra y entre hombres y mujeres, da señales y lecciones. Ayuda, orientación y consejo. También a veces, providencial castigo. No siempre revelando quién es. Quizás mayormente sin hacerlo. Solamente cuidando de estar presente y “encontrarse contigo”. Como valedor y guardián de la “Tradición Eterna” que a todos los que deben emprender el camino de la “Raza del Espíritu”, de un modo u otro y llegado el momento, invita a recorrer… Pues ha llegado la Edad Oscura y algunos serán llamados a formar parte de la Hueste de Odín. Pues ha llegado la Edad Oscura y hay que estar preparado para luchar a su lado, en la batalla final del Ragnarok

Gonzalo Rodríguez Gonzalo Rodríguez García es doctor en Historia por la Universidad de Castilla-la Mancha. Su tesis doctoral trató sobre la antigua Hispania céltica y su cultura guerrera. Formado en filosofía e historia sigue la línea doctrinal de la Sophia Perennis y la Escuela Tradicionalista.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Latest from Blog

ORIENTACIONES ESPIRITUALES PARA JÓVENES CYMERIOS V: “ARYA MARGA”

ARYA MARGA

ORIENTACIONES ESPIRITUALES PARA JÓVENES CYMERIOS V: “ARYA MARGA” “De la “Raza del
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: